Crítica de Un buen partido

0
83

Hace un tiempo que decidí que no quería mirar los trailers ni leer las sinopsis de las películas que tenía en mente ir a ver, para evitar lo máximo posible el ir condicionado al cine, esperando algo que me haría llevarme una decepción al final, o una agradable sorpresa, la menor de las veces.

En esta ocasión, lo único que sabía de Un buen partido es que estaba protagonizada por Gerard Butler (fue inevitable ver el poster). Eso ya de entrada me dio mala espina, y me hizo pensar que iba a ver una película insulsa, cuanto menos, y especialmente dirigida a las féminas.

Gerard Butler dirigiéndose a las féminas

No sé si habrá sido esa la razón, pero la película me ha gustado y me ha dejado buen sabor de boca. Está por encima de otras comedias románticas de similar estilo, y sobre todo me ha parecido más sincera, y por ello menos previsible, aunque eso no signifique que se repitan las mismas fórmulas, y por tanto que el espectador pueda prever cuál será el desarrollo de los acontecimientos, sólo que ocurren de un modo, digamos, más natural.

Gerard Butler con su hijo en la película

Gran parte del mérito se debe a la mano de Gabriele Muccino (Siete almas, En busca de la felicidad, El último beso). Especialista en este tipo de productos, y al que le ha sentado bien el (casi) cambio de género. Después de tanto drama, era de esperar que relajara un poco el tono, con una cinta más parecida a sus primeros filmes realizados en Italia.

En esta ocasión, además, está acompañado por un plantel de caras conocidas (Jessica Biel, Uma Thurman, Catherine Zeta-Jones y Dennis Quaid, por ejemplo), todas ellas solventes dando vida a cada uno de sus personajes, cosa que da pie a algunas escenas divertidas, que con otros actores podrían resultar menos creíbles, ya que a uno le cuesta un poco aceptar algunas cosas, como que exista ese tipo de relación entre entrenadores de fútbol de niños y sus padres, aunque esto no es EEUU, y a mí de pequeño nunca me entrenó un ex-jugador famoso…

Al salir del cine, me puse a pensar en la filmografía de Gerard Butler, y la verdad es que su carrera, de un tiempo a esta parte, sin ser espectacular, está repleta de cintas interesantes y alguna que otra remarcable, como para que me diese pie a pensar mal de esta película su sola presencia.

Qué buenos son los prejuicios.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Blue Captcha Image
Refrescar

*