Crítica de Why Don’t You Play in Hell?

why don't you play in hell?

¡Luces! ¡Cámara! ¡Katanas! ¡Sangre digital! ¡Acción!

Acaba de arrancar el festival de cine de Sitges y no hay mejor manera de comenzar que viendo la nueva propuesta del cineasta nipón Sion Sono con todo lo que esto significa; un gusto por el humor más absurdo lleno de litros de sangre apoyados en unos personajes alocados, filmados en esta ocasión por una cámara inquiera, con un montaje frenético lleno de reencuadres digitales para ofrecernos una de las historias metacinematográfica más hilarante jamás concebida.

Seguir leyendo…