FIB 2012: jueves – crónicas perdidas

Aparcar cerca del recinto y comenzar a subir una cuesta cruzando la carretera nacional 340, empezar a sufrir esa sensación de ser un foráneo en tu propia casa al encontrar a decenas de personas hablando en inglés con sus peculiares atuendos, algunos ya quemados por el sol como si fuesen condenados a picar piedra en alguna explanada. Estamos a las puertas del FIB Seguir leyendo…