Roger Waters (Barcelona 29-03-2011)

Si hace 4 años Roger Waters, el que fuera líder de Pink Floyd, nos obsequiaba con la representación íntegra de su célebre The Dark Side of the Moon, ésta vez volvía a Barcelona para deleitarnos con su obra más conocida mundialmente: The Wall.

Seguir leyendo…

Rise Against (Barcelona 12-03-2011)

Poco más de un año después de su anterior concierto en la sala Razzmatazz Barcelona, han vuelto Rise Against para calentarnos la noche.  Otra vez  el mismo sonido pésimo de la sala Razzmatazz, pero otra vez hemos podido disfrutar de un arsenal de himnos para aburrir. Eso sí, siempre recordaré este concierto como el más kaótico al que he estado en mi vida (y no son pocos).

Seguir leyendo…

My Chemical Romance (Barcelona 05-03-2011)

Parece un crimen reconocer que a uno le gustan My Chemical Romance por el fenómeno adolescente que tienen detrás, pero no me avergüenza admitir que ésta era la cuarta vez que los veía y menos aún que se marcaron un conciertazo que calló las bocas de todos aquellos que esperaban que se hubieran vendido. Si bien es cierto que venían a presentar su disco más pop, encima del escenario se dedicaron más que nunca a tocar los viejos temas más cañeros y a hacer exhibiciones de técnica y contundencia.

Seguir leyendo…

30 Seconds to Mars (Barcelona 18-12-2010)

Sin duda, uno de los peores conciertos de mi vida, hubo momentos en que deseaba que me tragara el suelo de la verguenza ajena que sentía. Los padres cuando ven que su hijo sale con esos aires de grandeza, deberían saber darle un buen par de ostias a tiempo antes de que ocurran cosas como esta.

Para empezar decir que 30 Seconds to Mars me parecen uno de los grupos más originales que han salido en los últimos años, que Jared Leto tiene una gran voz y adoro los papeles que hace en pelis como Mr Nobody o Requiem por un sueño.

Dicho esto, mi experiencia del concierto fue esta:

Seguir leyendo…

Avenged Sevenfold (Barcelona 20-10-2010)

Gran expectación tenía por ver a uno de mis grupos favoritos por fin, y encima en mi propia ciudad.
De hecho me pasé todo el dia nervioso y inquieto, cual mojabragas adolescente que espera para ver Tokio Hotel.
Al fin llegó la hora y fui al concierto (todo flechado y un poco tocado por el alcohol, debo reconocerlo) justo a tiempo para pegar un ojo al merchandising y situarme en una buena posición.

Seguir leyendo…