Repaso a Sitges y top personal

Sitges 2013

No hay manera menos dolorosa de decir lo inevitable, así que más vale que sea rápido. Se acabó Sitges.

Seguir leyendo…

Crítica de Willow Creek

willow creek

El footage es ese subgénero de “películas encontradas”, donde los personajes son conscientes de la presencia de la cámara y actúan delante de ella o en fuera de campo mientras algún personaje se encarga de filmar. Cintas como El proyecto de Bruja de Blair o la pionera Holocausto Caníbal son ejemplos de footage. Bien, dudo que haya descubierto América. De todas formas aún se discute si el footage  se clasifica como un falso documental (de terror) más o tiene vida propia. Lo cierto es que en cualquiera de sus formas, suele ser una manera bastante limitada en cuanto a estructura, sustos y desenlace, o al menos un servidor que tampoco es el mayor seguidor del terror así lo ve.

Seguir leyendo…

Crítica de Wrong Cops

wrong cops

Quentin Dupieux es ese cineasta colgado de la vida que hace unos años trajo a Sitges una cinta sobre un neumático asesino que se enamoraba de una chica en medio de un juego metalingüístico sin fin en la muy divertida Rubber. Con el tiempo se ha hecho un asiduo al festival y no son pocos los que se declaran seguidores acérrimos del cineasta.

Seguir leyendo…

Crítica de Only god forgives

only god forgives

El mayor enemigo que puede tener una película como la presente es precisamente su público potencial. Hay que aceptarlo, no estamos ante la segunda parte de Drive, que es lo que todo el mundo parece buscar en la nueva obra del cineasta danés  Nicolas Winding Refn (Nico para los amigos). De hecho, parece como si nunca hubiera creado ninguna obra anterior a ese gran éxito que rodó con Ryan Gosling. Lo volvemos a repetir, olvídense de Drive de una vez. Miren Bronson, Valhalla Rising o la trilogía de Pusher para saber quien es es su director.  Última advertencia, Nico no es (sólo) Drive. ¡Qué quede claro!

Seguir leyendo…

Crítica a Grand Piano

Grand Piano

Hoy toca recuperar la cinta inaugural del Festival de Sitges. Hablamos de esa pequeña sorpresa llamada Grand Piano que ha dejado a todo el mundo con buen sabor de boca, con Elijah Wood como protagonista absoluto.

Seguir leyendo…

Drug War

Drug War

Hoy hemos tenido doble sesión de Johnnie To en Sitges. Primero descubrimos la genial mezcla de géneros que el cineasta de Hong Kong realiza con la comedia y el thriller más seco y duro. Aunque en conjunto tiene altibajos, salimos con buen sabor de boca. Pero eso no era nada para lo que íbamos a visionar a continuación.

Seguir leyendo…

Crítica de Why Don’t You Play in Hell?

why don't you play in hell?

¡Luces! ¡Cámara! ¡Katanas! ¡Sangre digital! ¡Acción!

Acaba de arrancar el festival de cine de Sitges y no hay mejor manera de comenzar que viendo la nueva propuesta del cineasta nipón Sion Sono con todo lo que esto significa; un gusto por el humor más absurdo lleno de litros de sangre apoyados en unos personajes alocados, filmados en esta ocasión por una cámara inquiera, con un montaje frenético lleno de reencuadres digitales para ofrecernos una de las historias metacinematográfica más hilarante jamás concebida.

Seguir leyendo…

Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

Después de ganarse el cielo de crítica y público con una cinta, La Red Social (The Social Network, 2011) que trascenderá en un  futuro próximo como autentica cinta a adorar por la cinefilia, David Fincher ha decidido huir de lo fácil y arriesgarse aún más. Si poco antes del estreno de su última obra muchos aseguraban que se la iba a pegar (“¿Una peli sobre el facebuke? ¡Vaya mierda!”), ahora el director se encuentra ante una situación parecida.

Seguir leyendo…