Punk en el paraíso – Punk Rock Holiday 1.5 Parte 1

Llevábamos un año sin pisar las orillas del río Socha y lo echábamos realmente de menos. Esta quinta edición del Punk Rock Holiday nos suscitaba temores sobre si la organización estaría a la altura y sería capaz de mantener la esencia del festival a pesar de una más que posible mayor afluencia de público. Y, aunque hay aspectos que espero que corrijan, lo han conseguido.

Lamentablemente hubo muchos grupos que nos perdimos pero este año decidimos ver menos grupos para poder disfrutarlos y evitar estar sin fuerzas al segundo o tercer día.

Como el año pasado, no hay solapamiento de grupos, que se organizan en dos escenarios: Beach Stage (a escasos metros del río, albergando los primeros conciertos del día y dónde pinchadiscos distraían a los más nocturnos hasta altas horas de la madrugada) y el Main Stage (en mitad del bosque, de gran tamaño y dónde podíamos ver los grupos desde media tarde hasta la noche).

Aquí empieza la primera parte de nuestra aventura por Eslovenia por segundo año consecutivo.

Pre show

El dia anterior al festival se celebrara un War-up show dónde participaron grupos como In-Sane, Anti-Flag o Darko. Tan sólo pudimos ver las últimas canciones del primero y el acústico del segundo ya que nuestra llegada al festival fue bastante tardía. Fue Chris #2 en solitario quién se encargó del acústico de Anti-Flag debido a la lesión en el dedo de Justin Sane días atrás. Se basó en un show informal y corto, del cual lo mejor era no esperar demasiado. Chris tocó nuevas canciones como Branderburg gate o antiguas como Bring Out Your Dead y versiones de viejas glorias como Should I Stay or Should I Go (otra vez, y equivocándose en las letras) o The KKK Took My Baby Away. Poco importó al público que fuese un acústico, pogos y stage dives era constantes. El fin de la actuación dio por acabado el war-up y dio paso a los djs, que estarían regalando punk-rock hasta la mañana siguiente.

Anti-Flag en acústico

Anti-Flag en acústico

Primer día

A diferencia del resto de días, el primer día concentraba todos sus grupos en el escenario principal. Empezamos el día con Astpai, un grupo que a pesar de entregarse en el escenario y hacer un buen concierto no terminan de ‘conquistarme’. War on Women, recién fichadas por Bridge Nine, venían presentando uno de los álbums de hardcore más interesantes del año: canciones rápidas y críticas al patriarcado y al capitalismo. Hardcore punk de la vieja escuela pero del que últimamente echo de menos. Poco le importó a Shawna, vocalista del grupo, que las primeras filas del público, aún tímidas, empezasen a unos 2 metros del escenario; dejó todas sus energías en el escenario como ninguna en todo el festival. Chris #2 de Anti-Flag apareció para colaborar en el tema Swagger y Shawna demostró que tener un grupo de hardcore punk no descarta tener un vozarrón como el suyo en temas como Servilia. Uno de los mejores conciertos del festival.

Consumed y Misconduct fueron la antesala de una traca de clásicos del punk rock: Anti-Flag, Against Me! y Flogging Molly. Mientras el primero, en su gira de reunión, fue un buen concierto, el segundo dejó bastante que desear. Misconduct realizaron un show bastante aburrido del cuál se salvaron canciones como One Step Forward o Closer.

Laura Jane Grace de Agaisnt Me!

Laura Jane Grace de Agaisnt Me!

Against Me! saltó al escenario con un sonido horrible (el lado derecho del escenario quedó mudo), que alguien se encargó de arreglar en escasos minutos. Fue un show bastante insípido, en la línea del que pudimos ver en Groezrock, y en el que Laura Jane Grace no interactuó apenas con el público. El setlist fue fue idéntico, a excepción de White Crosses, que no fue tocada en el festival belga. Podemos confirmar otra vez más que Against Me! son tremendos en sala pero pierden en festival.

Anti-Flag hizo un show calcado al que habíamos visto hacía dos días en Estraperlo (Badalona), es decir, un conciertazo en toda regla. Pudimos comprobar cómo Chris #2 ha acabando tomando las riendas de la interacción con el público dejando a Justin Sane en segundo plano. El sonid rock del último disco no evita que Anti-Flag olvide en directo sus temas más antiguos y rápidos como This Machine Kills Fucking Fascists, Fuck Police Brutality o Death of a Nation. Del recién American Spring canciones como Fabled World o Branderbug Gate sonaron ligeramente más rápidas que en el álbum. Los clásicos no pudieron faltar (One Trillion Dollars, This is The End), hasta ya la repetida hasta la saciedad Should I Stay or Should I Go de The Clash. Alguien debería decir a estos chicos que el grupo de Joe Strummer tenía un repetorio suficientemente amplio para poder evitar tocar la misma canción durante tantos años. Otra de sus tradiciones, bajar la batería (Hi Hat, caja y bombo) al públic y finiquitar con Drink Drank Punk.

Flogging Molly

Flogging Molly

Flogging Molly cerraron la noche con un sonido bastante desastroso pero que supieron remontar con la actitud de alguien que parece que no lleve tantísimos años en un escenario.  Vimos a un Dave King eufórico y entrañable (y quizás con alguna cerveza de más) bastante emocionado y un setlist sin demasiadas sorpresas: Drunken Lullabies, Seven Deadly Sins, Float Swagger, terminando con un emotivo If I Ever Leave this World Alive.

Segundo día

Nos levantamos pronto para poder ver a A Hero Build, que próximamente tendrán fecha en Barcelona, con un buen directo mezclando hardcore a lo Comeback Kid con ritmos melódicos. A ver qué nos deparan el mes que viene.

Volveríamos al Beach Stage para ver a uno de nuestros predilectos, The Decline. Show desenfadado, con menos gente de la que me hubiese gustado ver, de uno de los grupos de hardcore melódico más interesantes del momento. En el mismo escenario, Get Dead salieron a dar el que fue uno de los mejores conciertos del festival. La fobia a las primeras filas hizo que el gran grueso del público se quedase atrás y fuésemos unos pocos los que interactuáramos con el grupo. Afluencia por debajo de lo que se merecen. Bad News, ese gran álbum, tuvo el protagonismo del concierto con un Sam King a las voces que se entregó hasta límites cómicos, acabando el concierto This One’s for Johny bajando del escenario y rodeado de fans.

Get Dead

Get Dead

Nos dimos un buen descanso y volvimos para ver acabar a The Smith Street Band, tocando entre ellas el mítico Younk Drunk. Teenage Bottlerocket disputarían el premio al concierto más monótono del festival. Queramon todos sus hits al principio (como Skate or Die, que fue la primera) para ir bajando la intensidad y acabar haciéndose largo. Madball saldrían a reivindicar que no son un grupo de relleno en todo festival. Muy intenso el show que dieron, con constantes stage dives. No estábamos seguros de si iba a sonar, pero respondieron a la demana de unos chicos hispanohablantes con el himno 100%, seguida de Heavenhell y Inflitrate the System.

En la próxima publicación comentaremos el resto de jornadas. ¡Estad atentos!

Fotografías por Maria Garcia y Dani Mora.

Texto: Dani Mora.

acera de Dani Mora

Dani Mora ha escrito 8 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*