Groezrock 2015 – Día 1 @ Meerhout (Bélgica)

Aquí os dejo mi crónica de los que son los días más intensos y emocionantes del año y el motivo por el cual nos pasamos meses contando las horas que faltan para que llegue el mes de mayo con los nervios a flor de piel y las ganas de volver a pisar los prados de Meerhout. Aquí va mi crónica del Groezrock 2015.

Aclaro, antes de empezar, que no pude ver tantos grupos como hubiese querido ni con la intensidad deseada debido a que me puse malo un día antes de marchar. Aún así, puedo aseguraros que puse mis virus contra las cuerdas para exprimir los días al máximo. El tiempo había amenazado con lluvias pero nos encontramos con unos días muy decentes, con lluvias muy esporádicas y débiles y una mañana soleada como la del sábado.

Esta edición del festival viene con novedades importantes: desaparece por completo el escenario acústico y nace un quinto escenario llamado The Revenge, sin foso y de dimensiones muy similares a las del Back to Basics. Esto significa que se añaden al cartel 15 bandas más por día y nos dificulta aún más poder configurar horarios sin demasiados solapamientos.

The Swellers

El primer día empezó con mejor tiempo del esperado y con el cuerpo aún resentido de la fiesta en la carpa del Camping el día anterior. Quería ver a Joyce Manor y a Set Things Right, pero no pude entrar al recinto antes de la 13, que es cuando empezaba nada más ni nada menos que el último concierto de la historia de The Swellers. ¡Vaya manera de empezar el festival! Mucha afluencia para ser un show matutino y ganas a la vez que caras de tristeza entre el público. Al contrario que encima del escenario, donde vimos a unos The Swellers con ganas de pasarlo bien por última vez. Sonaron canciones como “2009”, “Fire Away”, “Do You Feel Better Yet?” pero apenas pudimos oír temas de sus primeros álbums (¿¡Y “My Everest”?!). No pareció un show de despedida: ni la hora ni la lejanía del grupo eran los acertados y no es el adiós que merecían desde mi perspectiva. “The Best I Ever Had” coreado al unísono fue el fin de la trayectoria de The Swellers y desde aquí les deseo toda la suerte del mundo y les recibiremos con los brazo abiertos si algún día deciden volver.

La primera visita al Revenge Stage fue para la banda inglesa Gnarwolves. Afortunadamente ese show me quitó la espinita que tenía clavada en el Punk Rock Holiday, dónde no me acabaron de convencer. Tal vez fue que esta vez el entusiasmo en el público era mil veces más latente o que a poco más de la una del medio día tal grupo cuya popularidad está subiendo día a día consiguiese tener la carpa Back to Basic bastante llena. Pude escuchar mi tan amada “Limerence” y otros temas como “Bottle to Bottle”. Immediatamente me dirijo hacia mi segundo concierto del día, Toxic Shock, que empezaban bien pronto a romper el clima de tranquilidad con su mezcla de thrash y hardcore punk. Los pocos trasheros del festival se concentraban en el pit a la espera para ver al que sería el único grupo de ese estilo del festival junto a Iron Reagan. El sonido y la poca afluencia de público desmerecieron una actuación potente y cruda acompañada de una buena batalla en el pit.

Un parón para comer, recuperar fuerzas, medicarme y dirigirme hacia la zona de prensa para entrevistar a Stick to Your Guns. Pronto colgaremos nuestra conversación con Josh y Chris, guitarra y bajista de la banda respectivamente. De vuelta pude ver un par de temas de Not On Tour, estrenando mi paso por el McBeth stage: un escenario minúsculo situado cerca de la entrada.

Stick To Your Guns

Against Me! desplegó a media tarde en el Monster Stage un setlist casi idéntico al que nos ofrecieron con Bad Religion hace unos meses. Esta vez, con un aire incluso más rockero si cabe y que nos hacen entrever que el toque folk y las voces rasgadas han pasado a mejor vida en la banda. Empezaron con “I Was a Teenager Anarchist” y les siguieron temas como “True Trans Soul Rebel”, “Pints Of Guinness Make You Strong”, “Thrash Unreal”, “Walking is Still Honest” o “Black Me Out”. No sé exactamente el motivo (el tratamiento de Laura, problemas vocales o amor al arte) por el que Laura optó por bajar el tono de voz en algunad canciones pero esperemos que no lo tome por costumbre como hacía Tom Delongue. Un gran concierto pero sin conseguir arrancar a los allí asistentes.  Nada que ver con la fiesta bolazo que pudimos presenciar en la Sala Bikini de Barcelona la semana siguiente.

Le precedió la segunda actuación de Stick to Your Guns en Groezrock en los últimos 3 años. La primera vez ya hubo un lleno importante en el mismo Impericon Stage donde repetían en esta edición. Pero en esta ocasión el lleno fue absoluto. Que el grupo está en su mejor momento es algo ya más que evidente. Presentaban su nuevo álbum Disobedient, una oda a la disidencia y al espíritu revolucionario que ha sido acogido con muy buenas críticas entre la afición y los medios. Y la prueba es que temas nuevos  “What choice did you give us?” o “Nobody” era coreados como otro más entre los asistentes. Unos de los mejores shows del festival, con una contundencia admirable sobre el escenario.

Cancer Bats

Cancer Bats salió a matar al escenario y Liam Cormier no paró de moverse de un lado del escenario del “Back to Basics” stage. Sin ser demasiado fan de la banda y a pesar de mi resfriado en su máximo esplendo disfruté de un concierto que se convirtió en un festival del stage dive. Comentar, otra vez, que el sonido cerca del escenario era bastante horrible y no podía identificar canciones que conocía hasta pasadas unas buenas estrofas.

Transit dio la nota “pop” a mi selección del festival. No muy conocidos aún por Europa, la afluencia al concierto fue mínima. Empezaron fuerte on uno de sus temas insignia, “The Only One” y fueron perdiendo intensidad. Se dejaron en el tintero la que considero su mejor canción, “Young New England”. Mis fuerzas empezaron a flaquear y mis defensar a ser vencidas por el costipado que llevaba encima y no fue hasta la hora de Lagwagon que no volví a pisar el festival. Lagwagon no sorprendió pero cumplió: sin sorpresas en el setlist (“Making Friends”, “Alien8”, “Violins”, “May 16”) y temas del “Hang” cómo “Made of Broken Parts” o “Island of Shame”.

Tan sólo me pude permitir ver unos minutos de Trash Talk antes de ver a Pennywise por enésima vez. Trash Talk es un grupo que me gusta, sin entusiasmare, y tenía ganas de ver el espectáculo que eran capaces de montar. No me quedé decepcionado: llegé a los dos últimos temas y fue en el último, “Birth Plague Die”, cuando Lee Spielman (vocalista) pidió al público que subiese al escenario. Y fue allí donde se desató la locura. Dosis de violencia y stage dives y Lee sobrevolando las cabezas de los que se habían atrevido a subir. Un espiral de locura sin sentido que es ya su seña de identidad. Llegué al Main Stage con poca antelación para ver a los míticos Pennywise. El nuevo álbum “Yesterdays”, un recopilatorio de canciones en su mayoría no publicadas y escritar por el difunto Jason Thirsk, nos aseguraba que hasta lo más nuevo que íbamos a oír esa noche iba a sonar a los antiguos Pennywise. ¡Y qué concierto! “Fuck Authority”, “Society”, “Perfect People”, “Violence Never Ending”, “My Own Country” y momentos tan especiales como la cover de “Do What You Want” de Bad Religion o el “Devonshire and Crown” de Tony Sly con Joey Cape invitado al escenario. Todo culminó con el previsible “Bro Hymn” que finalizó uno de los mejores shows del Groezrock 2015. 25 años no pesan a Pennywise.

Cuando llegué a Defeater me fue imposible coger un sitio privilegiado en la carpa del “Back to Basics” y me quedé con muchas ganas de poder disfrutarlo desde dentro. Tuve que conformarme con escuchar “The Red, White and Blues” o “Dear Father” entre murmullos a mi alrededor. Los marco como pendientes y espero poderlos ver más decentemente en un futuro próximo.

Social Distorsion

Mike Ness y compañía cerraben el primer día de festival. Pocos quedaban ya con fuerzas para aguantar pasadas las 12 de la noche y el Main Stage quedó desolado teniendo en cuenta el calibre de Social Distorsion. Los de California tocaron su álbum homónimo lanzado hace ya 25 años y después algunos de sus temas insignias de otros trabajos como “Don’t Drag Me Down” o “Cold Feelings”. Un concierto que para los que no somos muy fans de la banda acabó siendo muy aburrido y para los que lo son … me atrevo a decir que también. Demasiado tarde para un homenaje a un disco más cercano al folk-rock que al punk rock y con unos Social Distorsion tocando a un ritmo muy desacelerado. Las canciones que se escogieron del reso del repertorio tampoco ayudaron en absoluto.

Y después de comentar la jornada y tomar unas cervezas, a dormir para recoger fuerzas para la segunda ronda del mejor festival de punk-rock del mundo.

Por: Dani Mora.

Fotos por Javier Pérez.

 

 

acera de Dani Mora

Dani Mora ha escrito 8 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*