Frank Turner + La M.O.D.A., Barcelona 31/01/2014

frank turner

Puedo decir sin temor a equivocarme que el concierto del viernes pasado fue uno de los que más he disfrutado en los últimos años, y es que Frank Turner es un tío que disfruta encima del escenario y contagia al público con su ilusión. Además, venían acompañados con unos teloneros de excepción, pues La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta del Alcohol) han sido sin duda el grupo revelación nacional de este pasado 2013.

Llegamos a la Sala Bikini (¿por qué últimamente los mejores conciertos se hacen ahí?) justo cuando empezaban con algo de adelanto La M.O.D.A., con la sala aún bastante vacía. Había oído decir que los conciertos de esta gente eran una fiesta y lo puedo entender con las pedazo de canciones que en poco tiempo ya tienen en su chistera (véase Gasoline, Nómadas, o Los hijos de Johnny Cash), pero en cuanto a actitud, un líder muy poco carismático se enfrentaba a un público que, al parecer, no se conocía sus canciones, y la magia no se produjo.

la moda

Todo lo contrario ocurrió con Frank Turner, que desde el primer momento que pisó el escenario ya tuvo a todo el público en el bote, puede que fuera por su sonrisa que denotaba auténtica felicidad por lo que hace, su energía (no paraba de moverse por el escenario como pez en el agua), la complicidad que nos daba sus anécdotas y bromas, o probablemente por un conjunto de todas ellas.  Y si a todo eso le sumas unos temas animados y contagiosos (como por ejemplo Glory Hallelujah, Try this at home, Peggy sang the blues, o la magnífica The Road) que te incitan a bailar, saltar y pasarlo bien, tienes como resultado una auténtica fiesta de concierto.

Y cuando pensábamos que Frank, o Paquito Turner que le llaman algunos XD, no te podía mejorar el concierto, coge y a mitad del mismo, invita a entrar a un músico al que cede su guitarra y, libre de esa carga, el amigo ya se pasó el resto del concierto pegando saltos y corriendo arriba y abajo como un caballo desbocado y, el momento estelar, cuando se puso a andar por encima del público (ver la foto de abajo). Aunque quizás, el gesto que más me gustó fue cuando identificó a uno de los asistentes de las primeras filas como a uno de los realmente fans que le habían ido a ver el día anterior en Valencia, y le acercó el micro para que pudiera pedir alguna canción que echara de menos en su setlist, un gesto muy noble que nos recuerda que este hombre proviene del mundo del hardcore punk.

Para el final dejó sus dos mejores temas a mi criterio, o al menos los más fiesteros, la grandiosa I still believe (con solo de armónica incluido) y como guinda final de la fiesta, la nueva y estratosférica Four simple words, que generó un pogo de órdago.

frank turner

 

 

acera de jordiafi

ha escrito 64 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*