Crítica de Only god forgives

only god forgives

El mayor enemigo que puede tener una película como la presente es precisamente su público potencial. Hay que aceptarlo, no estamos ante la segunda parte de Drive, que es lo que todo el mundo parece buscar en la nueva obra del cineasta danés  Nicolas Winding Refn (Nico para los amigos). De hecho, parece como si nunca hubiera creado ninguna obra anterior a ese gran éxito que rodó con Ryan Gosling. Lo volvemos a repetir, olvídense de Drive de una vez. Miren Bronson, Valhalla Rising o la trilogía de Pusher para saber quien es es su director.  Última advertencia, Nico no es (sólo) Drive. ¡Qué quede claro!

Sin embargo es cierto que comparte el mismo actor con una actuación clasificada como contenida, por un gusto estético bastante particular y reconocible, con historias de venganzas y una violencia brutal acontecida entre momentos de poesía visual. Y sin embargo, bastante palos se está llevando por sus pases en festivales de medio mundo. 

Only God Forgives reduce su guión al mínimo para detenerse en las sensaciones que la mezcla de imagen y sonido crea en el espectador. Se nos cuenta una historia de venganza y también de redención, aunque por momento podría parecer un anuncio de colonia a cámara lenta. Es su la crítica que más puede costar aceptar; Nico se quiere demasiado así mismo y acaba pecando de autocomplaciente o incluso a ratos de preciosismo vacío que no cuenta nada. Tranquilos, no es una mala peli, y tras verla salí bastante contento, pero con el paso de las horas empece a darle vueltas al asunto y las conclusiones son siempre las mismas: Nico parece demasiado enamorado de si mismo y esto acaba estropeando la intención de la cinta, que parece reducida o incluso minimizada por el cineasta.

only god forgives

No obstante, a pesar por comenzar por su parte más polémica (pues aún intento reflexionar sobre si realmente es una cinta algo vacía o no, sin acabar de decidirme por ninguna de las opciones), Only God Forgives es una buena peli a tener en cuenta.

Los personajes están reducidos a la mínima expresión y conscientemente apenas esbozados o definidos, pues al cineasta le interesa más descubrirlos gracias a la cámara, la composición de los planos, el tratamiento de color o incluso el sonido y la música que por el libreto. Arriesgado. Tanto que en la cinta se habla poco. A su lado Drive parece una comedia disparatada llena de diálogo. De la misma manera, Refn prefiere otorgarles unas breves pinceladas a sus personajes y a sus motivaciones, dedicándose a rodar escenas que deberían expresar las sensaciones y sentimientos de los ellos para luego dar paso a escenas cargadas de violencia seca y casi embellecida. La película entra por la vista, el sonido y las tripas. No abandonamos cierta “calma” ni cuando alguien le da por meterle navajazos en los ojos a otro tío.  

Es posiblemente su obra más fallida de las que he visto, incluso la más dispersa e irregular, pero habría que ser un necio para no reconocerle el mérito de crear escenas para el recuerdo y transmitir una historia con sensaciones tan viscerales como lo hace el danés.

Tiene detalles que deben achacarse a una evolución respecto a su anterior trabajo, pero parece claro que su director no quiere limitarse a repetir una forma ya explotada y exitosa. Mientras medio Hollywood le ofrecen trabajos para que cruce el charco y se asiente definitivamente en Los Angeles, Refn sigue a lo suyo, fiel a su estilo, reconocible aquí tanto como en cualquier otro trabajo de su filmografia, pero más salvaje y más mínimo. y tal vez, más vacío en ciertos momentos para quien escribe estas palabras.

Olvídense de Drive y entonces y sólo entonces, tal vez puedan disfrutar de la cinta.

only god forgives

 

acera de sarajesko

ha escrito 27 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*