Crítica de Why Don’t You Play in Hell?

why don't you play in hell?

¡Luces! ¡Cámara! ¡Katanas! ¡Sangre digital! ¡Acción!

Acaba de arrancar el festival de cine de Sitges y no hay mejor manera de comenzar que viendo la nueva propuesta del cineasta nipón Sion Sono con todo lo que esto significa; un gusto por el humor más absurdo lleno de litros de sangre apoyados en unos personajes alocados, filmados en esta ocasión por una cámara inquiera, con un montaje frenético lleno de reencuadres digitales para ofrecernos una de las historias metacinematográfica más hilarante jamás concebida.

Puede que el inicio sea demasiado disperso, al presentarnos varias historias desconectadas entre ellas a las que intuimos que deberán cruzarse tarde o temprano. Así, tenemos a dos clanes yakuzas enfrascados en una lucha a muerte, un grupo de adolescentes que filman peleas callejeras para crecer como cineastas o una dulce niñita estrella de la tele que resulta ser la hija de uno de los jefes yakuzas anteriormente mencionados.

De manera más caótica que en otras ocasiones, nos sumergimos en lo que resulta una filmación de una película donde todos acabaran participando de buena gana por motivos distintos. Es en esta parte final donde todo encaja a la perfección y su cineasta nos regala unas secuencias excesivas, donde rodar se convierte para nuestros personajes en una acción más importante que vivir y todas las personas involucradas dan hasta su último aliento con una sonrisa dibujada en la cara ¡todo sea por el cine!

Sí, de alguna manera los clanes enfrentados deciden matarse en directo con katanas mientras son filmados. ¡Y si hay que repetir una escena pues se repite, joder! Y si no mueren tan bien como se debería, no pasa nada, el cámara puede sacar una metralleta y acribillar al personal en un travelling circular ¡Viva!

Desternillante y macabra, todo acaba siendo una celebración. Es genial la mezcla de tonos que hace gala por parte de su creador, pues a pesar de ofrecernos una orgía de sangre y mutilaciones, la cámara se muestra alegre, los personajes festivos y nadie parece guardar rencor al final.

Es imposible no comentar la genialidad que resulta ver a los yakuzas formando parte del equipo de rodaje y actuando como auténticos profesionales dispuestos a sacrificar su vida. ¡Rodar o morir! o mejor aún, rodar muriendo.

why don't you play in hell

Sí, puede que Sion Sono comience a repetirse hasta la saciedad y sin duda la presente cinta tiene algunos altibajos, sobre todo en lo referente a su primera parte. Pero el descerebrado   genial director sigue ofreciéndonos unos personajes alocados que nos ganan con muy poco, perfilados con unas pocas pinceladas pero a la vez únicos y genuinos. Todos son adorables, maldita sea. Desde el Bruce Lee japonés, pasando por los integrantes del grupo de cineastas “fuck bombers”, a los dos alocados jefes yakuzas y sus secuaces. Es imposible quedarse sólo con uno.

Pero a parte de una particular declaración de amor por el cine, Sion Sono nos regala, como suele ser habitual en él, un buen puñado de escenas para el recuerdo, donde a parte del mencionado tramo final, habría que rescatar la presentación de la hija de uno de los jefes mafiosos, que al llegar a casa, se encuentra un baño de sangre. Y cuando menciono lo del baño de sangre, me refiero a que la cocina resulta ser una auténtica piscina de sustancia rojiza, donde el líquido le llega por las rodillas a la pequeña.

En definitiva, una película que va de menos a más. Puede que los amantes de su director encuentren la propuesta poco estimulante teniendo en cuenta la filmografía de ese japonés algo loco que sin duda es Sion Sono, que no parece ofrecernos nada nuevo e incluso puede ser acusado de cierto estancamiento. También estarán los que encuentran la obra demasiado excesiva. Pero da igual. La parte final justifica su visionado. Why Don’t You Play in Hell? es Maravillosa. Divertida. Sangrienta. ¡Pero que gozada empezar Sitges así!

sion siono

Y esto amigos, no ha hecho más que comenzar.

 

acera de sarajesko

ha escrito 27 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*