Crítica de La gran familia española

O como yo la habría llamado, Primos II: Hermanos, la nueva película de Daniel Sánchez Arévalo, autor de AzulOscuroCasiNegro, Gordos y Primos, con la que (como se puede deducir de la primera frase) tiene muchos puntos en común. Estreno en cines el 13 de septiembre y mi segunda boda en dos días. Una de las (probablemente) últimas esperanzas del cine español para la taquilla de este año, ya que juega la baza del recuerdo colectivo de un país entero.

 

No me gustaría comparar, porque ya está hecha la crítica a Mi primera boda, pero está bastante claro que ambas juegan con los mismos tópicos y géneros y, sin embargo, el resultado es el opuesto. En La gran familia española también hay un anciano rumboso, un anillo, una boda, una familia extraña, pero todo resulta mucho más natural, bien llevado y mejor desarrollado (hasta el término ‘final feliz’ adquiere aquí matices diferentes).
Es cierto que la película no es perfecta –al principio, uno se siente un poco fuera de lugar, en secuencias como la de la boda (maldito Youtube con sus vídeos), o cuando se nos presenta al segundo hermano de esta gran familia: Benjamín-, pero después de presentar la historia y a los personajes todo comienza a funcionar –el personaje de Benjamín es protagonista de algunos de los mejores golpes de la película-, especialmente cuando se muestra más sincera, cuando deja la comedia a un lado.

Como ya hemos comentado, guarda muchas similitudes con las anteriores obras de Daniel Sánchez Arévalo; mismos actores representando roles parecidos a los realizados en sus anteriores películas, temas similares, esa conjunción de comedia y drama, y para mí lo más importante, porque es lo que le da el toque más reconocible, la sinceridad con la que aborda las relaciones personales (familiares y de pareja sobre todo), desde un punto de vista más personal del habitual en el cine más comercial. Lo que convierte su cine, para mí, en algo que está por encima de la media. En otras palabras, sabe enlazar muy bien lo comercial con lo autoral para agradar a un público muy amplio.
Surge la duda, mientras se analiza la película, de si sería más interesante que hiciese un cine algo más personal, como quizá hizo con Gordos, película tildada, en su momento, de irregular, aunque, para mí, está, cuanto menos, al mismo nivel que las demás.

Daniel Sánchez Arévalo (derecha) junto a los actores Verónica Echegui y Miquel Fernández.

La gran familia española es, pues, una película recomendable, tanto para pasar un buen rato de cine, como para ser un poco introspectivos si se quiere. En cualquier caso, la gracia natural de todas las actrices de la película y el cariño que (parece) tiene el director por todos sus actores es algo que se transmite al público, que explorará una amplia gama de emociones que convierten a la película en un acierto, a la espera de ver cómo evoluciona el autor en futuras obras.

… Esperemos que bien.

Crítica por Alberto Mulas

acera de Alberto Mulas

ha escrito 28 posts.


Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*