Crítica de Tú eres el siguiente

Terror; Thriller; Slasher. Crítica para una de las mayores sorpresas de los últimos años en lo que a cine de terror se refiere.

Tú eres el siguiente trata sobre una familia que se reúne para celebrar el treinta y cinco aniversario de casados de los padres de ésta en su nueva casa de campo. En un principio nos encontramos ante una película de terror en la cual el mayor temor es generado por el hecho de no existir motivos aparentes para lo que está ocurriendo en pantalla. Es entonces cuando, tras aproximadamente una hora de tensión acumulada, el director decide darnos un momento de respiro en forma de risas, lo que lleva al espectador a perder gran parte de su miedo y no recuperarlo nuevamente, pero por suerte el ritmo y el pulso de la película no se resienten especialmente por ello.

No es fácil hacer cine de terror que perdure en la memoria más allá de su hora y media de visionado, y para muestra sólo hace falta echarle un vistazo a la cartelera actual en nuestro país (exceptuando la sólida Expediente Warren: The Conjuring), por lo que hay que valorar el trabajo que ha realizado Adam Wingard (que un año más tarde participaría en V/H/S) como director de Tú eres el siguiente (2011) -película que se estrena en nuestras salas el 6 de septiembre-, porque consigue sacar el mayor partido posible a cada escena. Si bien es cierto que la banda sonora sigue teniendo especial importancia en los sustos, para tensar al espectador, primero, y levantarle de su asiento después, saber usarla es también un punto a favor  –mención especial a la canción con la que da comienzo el film-.

Imagen de previsualización de YouTube

Lo mejor de la película es que da al género Slasher un toque de frescura (como ya consiguió La cabaña en el bosque (2012), de Drew Goddard) con respecto a otras películas de argumentos similares –véase Los Extraños (2008), de Bryan Bertino-. Además, aquí los personajes actúan de una manera más “lógica” de la habitual y los malos no se vuelven, de repente, más tontos cuando tratan de perseguir al personaje principal. Resumiendo, es un guión consistente que se sostiene y se desarrolla perfectamente sobre su base y que contiene unas soluciones visuales que funcionan muy bien en casi todo momento, con momentos de intenso terror en los que hasta el cámara tiembla, siendo su tramo final el menos acertado, aunque no por ello malo.

En definitiva, la película consigue mantener el interés porque mezcla géneros (o estados de ánimo) de manera muy natural y realista y tiene uno de los mejores personajes protagonistas del género en años (una suerte de Sarah Connor), por lo que resulta una película muy recomendable y divertida. Y es que como decían Miliki y los demás payasos de la tele: “No hay nada más lindo que la familia unida, atados por los lazos del amor, sentir palpitar la misma sangre”… Y si no queda ninguno pues mejor.

 

Crítica por Alberto Mulas

acera de Alberto Mulas

ha escrito 28 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*