Spring Breakers

Spring Breakers

Un servidor se sienta, coge un puñado de palomitas, un buen refresco y se dispone a disfrutar de su pasión por el cine pero, cuando el propio cartel de promoción deja al descubierto todas y cada una de las posibles carencias del producto, uno enciende la luz de alarma interna y, al final, descubre que el disfrute no radica en el entretenimiento en sí, sino en descubrir el próximo fallo del metraje. Spring Breakers es un claro ejemplo de ello.  Ojeas las fotos de promo y te encuentras con cuatro adolescentes en bikini, colores fosforitos por doquier, dos actrices procedentes de la factoría Disney y un malote latino estándar.

Que conste que el firmante dejó a un lado todos sus prejuicios una vez comenzó el filme, pero es imposible dejar pasar cada una de las escenas sin notar que siempre falla algo. Por un lado, su fotografía, saturados hasta el exceso que afean cada plano. Por otro, un comienzo tremendamente tedioso. Las cuatro protagonistas universitarias buscan algo de dinero para escaparse a Florida durante el Spring Break (vacaciones de primavera, equivalentes a nuestra Semana Santa). Una de ellas, Faith (Selena Gómez) se encarga de aportar algo de cordura al grupo, el resto, componen la parte irracional del conjunto. Una vez consiguen la pasta (de una forma totalmente surrealista e irreal), llegan a las playas del estado del sureste donde disfrutan de la fiesta, de las drogas, de los chicos, blablablá. Y ahí se nos han ido 45 minutos de película (los primeros diez son totalmente prescindibles).

spring breakers

Nos encontramos pues, con un nulo desarrollo de los personajes durante toda su primera parte. Ninguna de las chicas, excepto Faith, demuestra ningún tipo de preocupación, nada se sabe de su situación, no cambian su forma de pensar en función de sus circunstancias, ni qué les lleva a tal comportamiento. Son completamente planas. El de Selena Gómez curiosamente es el más desarrollado, una chica devota, creyente, con dilemas morales, con dudas, pero… en un giro argumental completamente irracional, una vez que el personaje de James Franco (irreconocible, excesivo y probablemente de lo poco salvable del film) aparece y establece conexión con Faith para aportar algo de chicha al asunto, el guionista decide borrar al personaje de la chica del mapa. Quedan cuarenta minutos aún y ya se han cargado lo único que aportaba algo de sustancia a la trama. Alien (interpretado por Franco) es el mafioso latino que le soluciona una buena papeleta a las chicas y cuyo mayor rival en la ciudad es su mejor amigo de la infancia (que novedad…).

De ahí en adelante la película cambia radicalmente para convertirse en un thriller de gangsters donde la coherencia brilla por su ausencia, con un buen número de situaciones totalmente vergonzosas, un argumento sin sentido alguno y un final completamente estúpido.

Puede que no sea la peor película del año, aunque sí es una buena demostración del exceso juvenil americano, y de cómo convertirlo en algo rocambolesco sin dar ningún tipo de explicación al espectador. Las actuaciones, sin ser nada del otro mundo, están a un nivel decente (tirando a mediocre), en donde se salva un James Franco que habrá pensado cómo le liaron para terminar en esta película. Lo demás es totalmente prescindible: fotografía fea, personajes planos, estereotipados, malos diálogos, inicio lento, desarrollo aburrido, final arquetípico, nula coherencia en las situaciones y una dirección no demasiado brillante. Ahórrate su hora y media en algo de mejor factura.

spring breakers

 

Texto por Andrés Ruiz

acera de Andrés Ruiz

Andrés Ruiz ha escrito 3 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*