Crónica Groezrock 2012: Por Diego Méndez

Los días 28 y 29 de Abril tuvo lugar una edición más del mítico festival Groezrock. El festival se celebró en un pequeño pueblo llamado Meerhout al noreste de Bélgica.

Nosotros llegamos el viernes y ya se podía intuír la que se iba a montar allí los días sucesivos. A pesar de estar lloviendo y de que las predicciones no eran alentadoras, la zona de camping ya se veía prácticamente llena y la gente estaba bastante animada….

Sábado 28

El sábado dio comienzo el festival. La climatología respetaba y mientras seguía llegando gente al festival, empezaban a tocar los primeros grupos. El primer grupo que vimos fue Authority Zero. Es un grupo que ya habíamos visto en Viveiro el año pasado, pero que no me canso de ver. Se marcaron un buen repertorio bastante variado, y la motivación con la que salieron al escenario, especialmente el cantante, no se vio influída por tocar a la hora del desayuno. Para mí, uno de los mejores conciertos del festival.

En el mismo escenario, una horas más tarde tocaban los míticos Belvedere, que vuelven a las andadas después de un parón de unos años. A pesar de que, desde mi punto de vista, Belvedere es uno de esos grupos que gana mucho en una sala pequeña, dieron un gran concierto. Sonaron muchos temas míticos, técnicamente impecables y con esa animada puesta en escena que les caracteriza.

A medida que avanzaba el día, se iban acercando los platos fuertes del día. Como aperitivo, pudimos ver a Face to Face y Yellow Card. Face to Face eligieron un repertorio casi perfecto para la ocasión, apenas se dejaron temas míticos y también dieron alguna pincelada a su último disco

En cuanto a Yellow Card, a pesar de personalmente no ser un gran fan de su punk-pop y conocer muy pocas canciones, sonaron impecables y con una buena puesta en escena que demuestra las tablas de este gran grupo.

Cuando más caldeado estaba el ambiente, llegaron los cabezas de cartel del día: Lagwagon y Rancid. Aunque no sorprenden, Lagwagon siempre cumplen, te sueles esperar un buen concierto y es lo que ves, ni más, ni menos. Clásicos como May 16 o Razor Burn hicieron a los asistentes retroceder unos cuentos años en el tiempo. En cuanto a Rancid, Tim Amstrong puso la parte emblemática de Rancid, aunque en lo que al show se refiere, fue Lars Frederiksen quien tiró del carro. Sonaron clásicos como Time Bomb, Ruby Soho, Radio o Roots Radicals entre otros.

Domingo 29

El domingo amanecía con unas tímidas gotas que no volvieron a aparecer en lo que quedaba de festival. Teniendo en cuenta que la noche del sábado fue movida y no nos permitió ser madrugadores, el primer grupo que pudimos ver el domingo MXPX. Por su cantante Mike Herrera parece que no han pasado los años, tanto físicamente como en actitud en el escenario. Pese a no ser uno de mis grupos preferidos, objetivamente dieron un buen concierto.

Foto por Diego Méndez

Acompañados por un tiempo inmejorable a medida que avanzaba el día, seguimos viendo otras bandas como los grandes Hot Water Music, Your Demise con su hardcore acompañado de una gran puesta en escena, Antiflag que dieron un buen concierto aunque se echaron de menos varios temas clave en su repertorio o Thrice que demostraron por qué son un referente en post-hardcore. Dado que alguno de ellos se solapaban, no fue posible ver todos los conciertos de principio a fin.

El cansancio físico y la cantidad de conciertos acumulados hasta el momento, convertían en un reto para las bandas conectar con el público. Llegados a este punto, uno de los grupos de los de “letra pequeña”, hicieron que, personalmente, disfrutase su concierto como si fuese el primer concierto del festival. Estoy hablando de The Swellers. Reconozco que no soy del todo objetivo porque es una banda que me gusta bastante, pero es innegable que su concierto, además de acertado en cuanto a repertorio, fue un derroche de energía y “buen rollismo”, con gente continuamente saltando desde el escenario y bailando. Claro que hay que tener en cuenta un pequeño pero importante detalle: el escenario donde tocaron era una quinta parte del resto de escenarios, sin foso y con un ambiente, salvando las distancias, comparable al de una pequeña sala.

Por poner alguna nota más modesta, le pondría un aprobado por los pelos a una banda de la que esperaba bastante más: Good Riddance. Con un set list que podría calificarse generosamente como aceptable, su frontman Russ Rankin dio una imagen que rozó el pasotismo en una actitud muy poco animada que chocaba con la energía que derrochan los temas de esta banda.

Unidos al club de grupos que reaparecen pisando fuerte, llegó Refused, con su hardcore con altas dosis experimentales en un concierto donde demostraron que siguen en forma. Como era de intuír su hit New Noise fue el más aclamado e hizo enloquecer al personal.

En resumen, un gran festival cuya organización ha hecho un gran trabajo y a la que muy pocas pegas se le pueden poner. Desde el punto de vista del cartel, yo personalmente creo que nunca había visto tal cúmulo de grupos de semejante calidad. Esto obviamente es algo bueno, aunque si es verdad que da cierta lástima que la coyuntura haga que dejes de ver a grupos por los que pagarías si viniesen por las inmediaciones de tu ciudad. De hecho, en esta misma crónica, podéis ver que no he podido hablar de muchos grupos, ni tampoco profundizar, pero es un cartel que hace imposible sintetizarlo en su totalidad a una crónica digerible.

acera de roberto

ha escrito 670 posts.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*